Sala de Prensa 2016

Hospital Santa Inés – Innovación y tecnología en el tratamiento mediante Cateterismo Cardíaco

 FullSizeRender

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte y discapacidad en las personas adultas de la mayoría de países desarrollados. Las estadísticas nacionales revelan que en el Ecuador está entre las principales causas de defunción. En Azuay, el número de pacientes con enfermedades cardíacas esta en aumento, quienes procuran atención especializada y urgente. No obstante, su manejo requiere de centros de alta complejidad, que incluye equipo médico capacitado, infraestructura exclusiva y tecnología de vanguardia, para garantizar los buenos resultados en las intervenciones.

Equipo cardiológico multidisciplinario

Los avances médicos en el área de la cardiología están enfocados en intervenciones menos invasivas, menor tiempo de recuperación, eficacia elevada y menor porcentaje de complicaciones. Para alcanzar objetivos tan altos, se ha popularizado a nivel mundial, la conformación del equipo cardiológico, conocido con el término inglés “HEART TEAM”, que se compone de un grupo de cardiólogos especializados en diferentes áreas. El Hospital Santa Inés, ha visado la selección de un equipo cardiológico exclusivo, compuesto por cirujanos cardíacos, hemodinamistas, ecocardiografistas, cardiólogo de tomografía, cardiólogo infantil, anestesiólogo cardíaco, entre otros.

En el campo de los tratamientos mediante cateterismo cardíaco, la ciudad de Cuenca ha sido pionera en varias técnicas. Desde noviembre de 2011 hasta la fecha se han efectuado más de 1.000 intervenciones cardiovasculares, en la Unidad de Cateterismo del Hospital Santa Inés. Varios procedimientos cardíacos mínimamente invasivos, son ejecutados únicamente en la Hospital Santa Inés, por el equipo cardiológico intervencionista y la utilización de tecnología sofisticada.

La decisión sobre el tipo de tratamiento que recibirá el paciente nace como consenso de el equipo médico y no solamente de la opinión de un solo especialista.

Innovación en los tratamientos por cateterismo

La unidad de Cateterismo Cardíaco del Hospital Santa Inés, creo la primera sala semihíbrida para intervenciones cardiovasculares, que consiste en un equipo de angiografía de alta definición integrado con tomografía, montado en un ambiente parecido a la sala de quirófanos. El objetivo es aplicarlo para el tratamiento de afecciones cardíacas complejas, que requieran tanto de cirugía de corazón y de cateterismo cardíaco al mismo tiempo. Un ejemplo de las cirugía híbridas practicadas en los últimos años en el Hospital, ha sido el cambio de válvula aórtica por catéter, la corrección de aneurismas aórticos mediante el implante de prótesis vasculares y la oclusión de fugas valvulares.

Cambio de válvula aórtica trancateterismo (TAVI)

La válvula aórtica puede obstruirse por degeneración propia de la edad, requiriendo reemplazarse para evitar la muerte súbita. Hasta hace 3 años atrás, la única opción en el Ecuador era la cirugía abierta de corazón. Sin embargo, el equipo de cardiólogos del Hospital, liderado por el Dr. Ricardo Quizhpe, fue acreditado internacionalmente para ejecutar el cambio de la válvula aórtica mediante cateterismo, técnica conocida como TAVI, luego de un entrenamiento en España y evaluación por profesionales extranjeros en 20 operaciones llevadas acabo en Cuenca. Así, el Austro del país se convirtió en pionera de la técnica a nivel nacional. Estas nuevas técnicas de cateterismo redujeron drásticamente la necesidad de cirugía de corazón abierto, dando la oportunidad a los pacientes de recibir un tratamiento eficaz y seguro pero con menor tiempo de hospitalización y ausencia de herida en el tórax.

Actualmente, los pacientes afluyen de todo el país para recibir tratamientos que no están disponibles en otras ciudades, lo que ha llevado a ganarse el prestigio y posicionamiento a nivel nacional.

El objetivo del Dr. Quizhpe es expandir las nuevas técnicas a otros hospitales del país por lo que se ha emprendido un programa de colaboración con otros hospitales de Quito y Guayaquil, donde se han realizado las intervenciones mencionadas y se busca capacitar a más médicos en las nuevas técnicas. Se han formado grupos de trabajo y se operan a grupos de pacientes en diferentes jornadas médicas con la colaboración de médicos cardiólogos intervencionistas prestigiosos de las principales ciudades del país. 

Oclusión de la orejuela izquierda

Los pacientes que padecen de una arritmia conocida como fibrilación auricular, tiene un riesgo elevado de morir por derrame cerebral como resultado del desprendimiento de coágulos del corazón, de una estructura conocida como orejuela izquierda. Estudios recientes han demostrado que ocluir dicha estructura, evitará la migración de los coágulos, lo que equivale a usar medicamento anticoagulante. En vista de que no todos los pacientes pueden usar anticoagulantes por diferentes motivos, la oclusión de la orejuela izquierda por cateterismo cardíaco es una opción válida en un número importante de pacientes, lo que mejora la calidad de vida y evita la discapacidad por derrame cerebral. El equipo médico del Hospital, ha sido certificado por organismos internacionales para este tipo de intervención y ha llevado esta técnica a otros países de Latinoamérica. Un ejemplo de ello son las jornadas en Brasil, donde el Dr. Quizhpe, uno de los tres médicos en Latinoamérica como mayor experiencia y pionero en la técnica, fue invitado, para realizar los primeros casos de intervención con el dispositivo Watchman. En el mes de noviembre del 2015, permaneció diez días en los principales centros de cardiología de las ciudades de Sao Paulo, Rio de Janeiro y Curitiba (Brasil), donde junto a colegas brasileños de renombre mundial introdujeron la técnica en un país con trayectoria mundial en el campo de la cardiología intervencionista. Este hecho positivo realza el nombre de la ciudad y del Ecuador a nivel de Latinoamérica, que garantiza que la medicina de alta complejidad en cardiología ya esta disponible en nuestro país y ciudad.

Corrección de aneurismas aórticos

La dilatación de la arteria aorta en su porción del abdomen es una enfermedad que puede causar la muerte por ruptura o laceración de su pared. En la actualidad, en el Hospital Santa Inés se realizan correcciones híbridas, que implica un primer abordaje por cirugía vascular de las arterias de las piernas, seguido del implante de una prótesis vascular por catéter para reforzar la pared y evitar su ruptura. El Hospital ha revolucionado el manejo de la enfermedad, al punto que se han operado varios pacientes con desgarros agudos de la aorta (disección aórtica) y se ha implantado las prótesis de manera emergente. Su manejo incluye la participación de especialistas nacionales y extranjeros que proveen las prótesis confeccionadas a medida de cada paciente.

El porcentaje de éxito de las mayoría de las intervenciones mencionadas supera el 95%, con un mínimo de complicaciones, que es considerado normal en centros hospitalares de tercer nivel de países desarrollados.

Integración de tecnología de alta especialidad

Las salas de quirófano para realizar cateterismo cardíaco se conocen como salas de Hemodinámica, las cuales deben contar con una infraestructura costosa y tecnológicamente sofisticadas. Por ejemplo, el Hospital Santa Inés construyó una sala de cateterismo cardíaco avanzada, que cuenta con equipos de rayos X especial que incorpora las imágenes de la tomografía en tres dimensiones con la información del cateterismo. Esta fusión de tecnologías permite tener la visión espacial correcta para intervenciones delicadas como el cambio de válvula aortica y corrección de aneurismas cerebrales y de la aorta. Así, la imágenes constituyen un pilar en la decisión médica para elegir el tamaño de las prótesis a utilizarse, la estrategia de abordaje, la selección del material y la guía durante el mismo procedimiento quirúrgico. La incorporación de imágenes de tomografía y de angiografía aporta información valiosa que permite a los médicos tener certeza de la operación, acorta el tiempo de procedimiento al tiempo que confiere una mayor eficacia.

Además, el Hospital Santa Inés cuenta con equipos auxiliares de angiografía tales como, ultrasonido intravascular, medidor de flujo coronario, Rotablator, ecocardiografía tridimensional, que permiten tener más precisión y rapidez en las intervenciones.